jueves, 16 de enero de 2014

¿CÓMO ENSEÑAR LITERATURA HOY?

Hace algunas semanas fue muy comentada en las redes sociales la inclusión de dos preguntas sobre Pablo Neruda en la prueba de selección universitaria de lenguaje. El hecho y los comentarios generados, algunos muy críticos, otros muy a favor,  merecen hoy una reflexión fundamentalmente en razón a cómo enseñar literatura hoy, a generaciones de lectores marcadas por la tecnología y que tienen una relación y una forma muy diferente de leer, crear y construir información. No caben dudas que desde el punto de vista docente hay varios aspectos relevantes a la hora de imaginar y crear una estrategia y una forma de cómo empatizar a nuestros estudiantes con la literatura.

¿Cómo enseñar literatura? ¿Cómo mostrar la poesía y de qué forma lograr una apreciación de este y otros géneros literarios? El primer paso fundamental es conocer quiénes son nuestros estudiantes. Al principio, uno tiene temor dado que tenemos un universo ante nuestros ojos, pero al conversar te das cuenta que no es que tengan pánico a la literatura, más bien, tus estudiantes han crecido con historias, con sensaciones, con un lenguaje propio producto de sus inquietudes, con una forma de relacionar e identificarse que es valiosa. Historias que hoy son furor como “Los Juegos del Hambre” de Suzanne Collins o el ya muy clásico “El Señor de los Anillos” de Tolkien son una buena muestra de ello pues hablan de lo que hoy sienten, sueñan y quieren. Mi estimado colega, no tengas miedo a conocer este mundo maravilloso que tienen ellos, no tengas miedo a adoptar el lenguaje de ellos, pues así llevarás a ellos a apreciar y mostrar sin pudores a aquellos que inspiraron aquellas historias que hoy ellos lo leen con mucha devoción.

Cuando enseñes poesía, no tengas miedo a que jueguen con las palabras, a crear versos, no importa cómo, pero de esa manera harás que ellos amen la poesía. No basta solamente con leer a Whitman, a Neruda, a Huidobro o a Parra. Una cosa es leer, pero otra cosa es además pensar en cómo inspirar,  cómo apreciar el arte y cómo este lenguaje nuevo queda plasmado en versos. El haiku es quizás la mejor técnica, el camino, la forma en cómo le abres a ellos un mundo infinito de posibilidades creativas. No importa que los primeros pasos sean difíciles, pero al final vas a tener una sorpresa. En su corazón ellos tienen un lado profundo, un hablante lírico. Primero comienza con palabras al azar, luego ellos irán construyendo, y al final haz una creación colectiva, haz que cada uno de esos versos quede tejido en un solo soneto.

Otra vía es el teatro. La dramaturgia es una forma de literatura viva que libera los sentidos. En el teatro hay una libertad que te permite explorar lo más profundo de nosotros sin prejuicios y sin miedos. Desde clásicos como “El Mercader de Venecia” hasta “Un Tranvía Llamado Deseo”, o incluso la creación colectiva de historias, el teatro es un medio en el que los jóvenes sienten mucha empatía. No eres ya un simple lector, juegas a un rol, estás en la historia misma, no estás leyendo texto, estás en un escenario, en un espacio donde eres creador, intérprete, receptor, narrador y protagonista al mismo tiempo, en un ágora donde es posible hacer preguntas sin miedo alguno. El teatro logra como fin no sólo una apreciación tridimensional de la literatura sino también como una catarsis colectiva ya que no sólo compartimos y relatamos historias, la vivimos.

Otro medio es el ensayo y el debate. Ambos son un medio muy factible pues tus estudiantes tienen una relación con la información que es muy diferente en generaciones anteriores. Piensa. Cuando éramos estudiantes, no era muy habitual exponer a una gran y constante cantidad de información como la que tienen ahora quienes son ahora nuestros estudiantes. Nuestros estudiantes son capaces de hacer preguntas, no tienen pudor a la hora de plantear o asumir un rol o una posición. El ensayo y debate permite a ellos que no sólo expresen como lectores sino que también exploren y construyan nuevas interpretaciones, nuevas posibilidades y nuevas oportunidades.

Leer es un acto que va más allá de un hábito. Leer es despertar todos los sentidos posibles.

No importa cuál técnica elijas ni cuánto tiempo vas a invertir en ello pero si eres muy perseverante vas a conseguir un muy buen resultado si lo haces con mucha devoción, amor y cariño.


domingo, 3 de noviembre de 2013

POEMA Nº2


Algo se vuelve fuerte en mi corazón
Hay algo misterioso y subliminal en mi corazón
De lejos, siento que el amor se ha vuelto fuerte y más rápido,
La paciencia me enseñó a descubrir nuevas fronteras,
Es una fuerza que no puedo escapar.

Mañana dos corazones serán uno.
El tuyo y el mío.
Es una bendición que estés.
No hay alguien como vos.
Es un día frío y no puedo parar de escribir y escuchar la melancolía.

La lluvia y el frío no paran,
Y el único calor que consuela es amar y aprender más,
Sobrevivir y aprender con pasión,

Hay algo silencioso que solo tú y yo sabemos,
Hay algo que es más fuerte y mañana ocurrirá,
Y es que dos corazones serán uno.

Lentamente las campanas marcan el amanecer de otro día de invierno,
Lentamente algo pasa en mi corazón que ya no puedo evitar,
Es una bendición que estés aquí en este camino inevitable,
Pues ya no hay imposibles porque es una fuerza difícil de evitar.
Mañana dos corazones serán uno,
Porque ayer ya estaba escrito y hoy dejó de ser un borrador en el reino de los cielos.


© 2013 Nicolas F.A. Buron-Moya. Todos los derechos reservados.